Mindfulness

Practicar la atención plena no tiene por qué ser rígido, estricto o aburrido. Puede ser tan simple como prestar atención activamente a medida que realiza sus tareas, actividades y eventos cotidianos. Si está ansioso por obtener los beneficios de una práctica de atención plena, pero no le gusta la idea de la meditación formal sentada, no se preocupe. Hay innumerables formas de tener una práctica informal de atención plena que no implican quedarse quieto. De hecho, cultivar un estado de conciencia pacífica puede ser increíblemente sencillo.

Desde caminarlimpiar y comer con atención, hasta  conducir con atención y escuchar con atención, esta guía para la atención informal incluye muchas actividades, muchas de las cuales ya está haciendo, que no requieren que se siente quieto a meditar. También encontrará consejos sobre cómo reducir la velocidad e incorporar la atención plena en cada parte de su vida.

Intente esparcir la atención plena informal en su vida cotidiana y disfrute del enfoque, la claridad y la paz que siguen.