5 técnicas de meditación para empezar

tecnicas de meditacion para principiantes

Los beneficios van más allá de un estado mental más tranquilo

La meditación se recomienda ampliamente como una práctica para mejorar la salud, y por una buena razón. Proporciona muchos beneficios positivos, desde reducir los síntomas del estrés hasta aliviar molestias físicas como dolores de cabeza e incluso mejorar la inmunidad a las enfermedades. Entre los beneficios para la salud y el hecho de que es gratis y requiere tan solo cinco minutos, es fácil ver por qué la meditación se ha convertido en un complemento popular de la medicina convencional.

Conceptos básicos de meditación

Aunque se puede practicar de diferentes maneras, algunos hilos comunes atraviesan prácticamente todas las técnicas de meditación:

  • Enfoca la mente: Es un error común pensar que la meditación hace que la mente se «aquiete». En realidad, tu mente siempre está pensando. Aunque es posible que sus pensamientos no sean tan rápidos, es perfectamente normal que su mente esté activa cuando está meditando. La clave es reconocer esto con compasión mientras vuelve a concentrarse en la respiración siempre que pueda. La meditación es como entrenar a un cachorro para que se siente; la mente es el cachorro, la respiración es el entrenador. 
  • Estar en el ahora: en lugar de centrarse en el pasado o el futuro, todas las prácticas de meditación implican centrarse en el presente. Estar en el ahora implica experimentar cada momento, dejarlo ir y luego experimentar el siguiente. Centrarse en el aquí y ahora requiere práctica, ya que muchos de nosotros vivimos la mayor parte de nuestras vidas pensando en el futuro o rumiando sobre el pasado.
  • Estado alterado de conciencia: con el tiempo, mantener una mente tranquila y concentrarse en el presente puede llevar a un nivel alterado de conciencia que no es un estado de sueño, pero tampoco es el estado de vigilia promedio. La meditación aumenta la actividad cerebral en un área del cerebro asociada con la felicidad y los pensamientos y emociones positivos, y alguna evidencia muestra que la práctica regular trae cambios positivos prolongados en estas áreas.

Técnicas de meditación

Los investigadores generalmente clasifican las técnicas de meditación en dos categorías diferentes: concentrativas y no concentrativas. Las técnicas de concentración implican enfocarse en un objeto particular que generalmente está fuera de uno mismo, como la llama de una vela, el sonido de un instrumento o un mantra. La meditación no concentrativa, por otro lado, puede incluir un enfoque más amplio, como los sonidos en su entorno, los estados internos del cuerpo e incluso su propia respiración. Tenga en cuenta que puede haber una superposición con estas técnicas; la meditación puede ser tanto concentrativa como no concentrativa.

Hay muchas formas diferentes de meditar. Piense en las siguientes categorías de técnicas de meditación como un punto de partida para comprender las prácticas y diferencias entre algunas de las opciones principales, en lugar de una lista exhaustiva.

Meditación básica

Esto implica sentarse en una posición cómoda y utilizar la respiración como punto de enfoque. Si te distraes con otros pensamientos o te das cuenta de que tu mente divaga, redirige suavemente tu atención hacia tu respiración.

Meditación enfocada

Con la meditación enfocada, te enfocas en algo con intención sin involucrar tus pensamientos en ello. Puede concentrarse en algo visual, como una estatua; algo auditivo, como un metrónomo o una grabación de las olas del océano; algo constante, como tu propia respiración; o un concepto simple, como «compasión incondicional».

A algunas personas les resulta más fácil hacer esto que concentrarse en nada, pero la idea es la misma: permanecer en el momento presente, eludir el flujo constante de comentarios de su mente consciente y permitirse deslizarse hacia un estado alterado de conciencia.

Meditación orientada a la actividad

La meditación orientada a actividades combina la meditación con actividades que quizás ya disfrute o con actividades nuevas que le ayuden a concentrarse en el presente. Con este tipo de meditación, usted participa en una actividad repetitiva o en una en la que puede estar «en la zona» y experimentar el «fluir». Nuevamente, esto tranquiliza la mente y permite que su cerebro cambie.

Meditación de atención plena

La atención plena puede ser una forma de meditación que, como la meditación orientada a la actividad, en realidad no se parece a la meditación. La atención plena simplemente implica permanecer en el momento presente en lugar de pensar en el futuro o el pasado. Una vez más, ¡esto puede ser más difícil de lo que parece! Centrarse en las sensaciones que siente en su cuerpo es una forma de permanecer «en el ahora». Centrarse en las emociones y en dónde las siente en su cuerpo, sin examinar por qué las siente, sino simplemente experimentarlas como sensaciones, es otra.

Meditacion espiritual

Aunque la meditación no es específica de ninguna religión, puede ser una práctica espiritual. Puede meditar en una pregunta en particular hasta que llegue una respuesta, o meditar para aclarar su mente y aceptar lo que sea que llegue ese día. Muchas personas también practican la meditación kundalini para conectar la mente y el cuerpo.

Consejos

Cualquiera que sea el método que elija, tenga en cuenta que una práctica constante, incluso simplemente aquietar la mente durante cinco minutos al día, es más útil que las sesiones más largas pero poco frecuentes. Al final, la mejor técnica de meditación y la que te ayudará a obtener los beneficios más positivos es la que puedes seguir.